El rol del Sector Privado y la Responsabilidad Social en la Integración local de los Refugiados en Chile | RSE | Pacto Global Chile

El rol del Sector Privado y la Responsabilidad Social en la Integración local de los Refugiados en Chile

El rol del Sector Privado y la Responsabilidad Social en la Integración local de los Refugiados en Chile

El Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) es por definición una organización humanitaria y apolítica cuyo mandato es el de liderar y coordinar la acción internacional para la protección de las personas refugiadas y la búsqueda de soluciones para sus problemas.

La Convención de Refugiados de 1951, instrumento jurídico de donde deriva el mandato principal del ACNUR, explica que un refugiado es una persona que “debido a fundados temores de ser perseguida por motivos de raza, religión, nacionalidad, pertenencia a determinado grupo social u opiniones políticas se encuentre fuera del país de su nacionalidad y no pueda o, a causa de dichos temores, no quiera acogerse a la protección de tal país”.

Según el último informe del ACNUR “Tendencias Globales”, 51.2 millones de personas se encontraban en situación de desplazamiento a finales de 2013. Esta cifra incluye a 16.7 millones de refugiados, 1.2 millones de  solicitantes de asilo, y 33.3 millones de personas forzadas a huir dentro de las fronteras de sus propios países. En Chile, viven 1.773 refugiados y 575 solicitantes de asilo procedentes en su mayoría de Colombia (al 31 de Diciembre 2014).

Para el ACNUR, existen tres distintas soluciones duraderas: la repatriación voluntaria, por la cual los refugiados pueden regresar en condiciones de seguridad y dignidad a su país de origen; la integración local, por la cual el país de asilo ofrece residencia y el acceso a derechos; y el reasentamiento, por el cual los refugiados son transferidos del país de asilo a un tercer Estado que está dispuesto a admitirles de forma permanente. El proceso de Protección e Integración Local debe venir acompañado por diferentes actores que pueden apoyar a los refugiados: el Estado, la sociedad civil, el sector privado, el sector académico, los medios de comunicación (que ayuden a eliminar prejuicios respecto a los refugiados), la población local en general y las propias comunidades de refugiados.

En este sentido, el sector privado es uno de los actores estratégicos que puede contribuir en este proceso a través de diferentes acciones de Responsabilidad Social que mejoren la empleabilidad de estas personas. En primer lugar, puede dar debida consideración a las personas refugiadas al momento de llenar sus vacantes. En segundo lugar, puede apoyar al desarrollo del talento de las personas refugiadas a través de pasantías en su empresa, lo cual apoya no sólo al conocimiento del modo de trabajo de una empresa en concreto, sino que apoya al conocimiento del modo de trabajo del país de asilo y ayuda a la inmersión cultural a la vez que favorece la generación de redes de contacto. En tercer lugar, puede incluir como proveedores dentro de su cadena de valor a micro-emprendimientos desarrollados por personas refugiadas. Finalmente, puede apoyar con sensibilización a través de campañas de comunicación interna en las que se concientice a sus colaboradores y a su cadena de valor sobre la realidad de  las personas refugiadas.

Las empresas firmantes del Pacto Global adquieren el compromiso de reportar las acciones que implementan para cumplir con todos los principios. Por ejemplo, la inclusión laboral de personas refugiadas y todas las acciones en pro de la calidad de vida de este grupo, son acciones significativas que denotan un cumplimiento de los principios del Pacto Global. Esto se aplica en el cumplimento de las áreas temáticas de Derechos Humanos y Estándares Laborales, donde el Principio 1 señala que: “Las empresas deben apoyar y respetar la protección de los derechos humanos fundamentales reconocidos universalmente”, el Principio 2: “Las empresas deben asegurarse de no ser cómplices de la vulneración de los derechos humanos” y el Principio 6: “Las empresas deben apoyar la abolición de las prácticas de discriminación en el empleo y ocupación”.

La Oficina Regional del ACNUR para el Sur de América Latina que cubre los países de Argentina, Bolivia, Paraguay, Perú y Uruguay y Chile (donde cuenta además con una Oficina Nacional), en colaboración con sus socios, promueve programas de Responsabilidad Social cuyo objetivo es mejorar la empleabilidad de las personas refugiadas ofreciendo un sello de calidad a las empresas que se adhieren a los mismos.

Magda Medina. Jefe de Oficina Nacional del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados en Chile .

Noticias por Categoría

Archivo de Noticias

Simple Calendar

agosto 2018

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31