Un auto a gas consume 40% menos que uno a gasolina y un híbrido, la mitad | RSE | Pacto Global Chile

Noticias Red Pacto Global Chile

Un auto a gas consume 40% menos que uno a gasolina y un híbrido, la mitad

Un auto a gas consume 40% menos que uno a gasolina y un híbrido, la mitad

La bencina está promediando los $852 por litro en la capital chilena y a un mes de que lleguen los nuevos modelos 2014, El Mercurio buscó y analizó extensamente cuáles son las alternativas a los autos a gasolina, que representan el 77% del parque automotor.

Según la publicación, el diésel es el más usado. Por las calles circulan 856.219 vehículos -el 22% del parque- que usan este combustible. Estos autos conquistaron a los usuarios porque a pesar de que cuestan más que sus similares bencineros, gastan casi la mitad porque el diésel cuesta menos que la gasolina y rinde más.

De a poco también los autos a gas están entrando al mercado. Hasta hace dos meses solo los taxis y vehículos comerciales podían convertirse a esta tecnología, pero llegó el Hyundai Accent Eco Drive cero kilómetros convertido a gas para particulares. En dos meses se han vendido una decena, pero en las calles circulan más de 20 mil taxis convertidos a gas, cuyos dueños ahorran hasta un 40% del gasto en combustible, en el caso de los que optan por el gas natural.

Mientras, los 1.140 conductores que han elegido autos híbridos, que combinan un motor de combustión de gasolina con uno eléctrico pueden llegar a ahorrar la mitad del gasto en bencina. Y los 71 que conducen un auto eléctrico desembolsan apenas $13 por kilómetro recorrido y ahorran un 85% en combustible.

Diésel a la conquista

El diésel ya tiene su espacio en el parque automotor. Uno de cada cinco autos usa este combustible que mueve a buses y camiones, y está ganando mercado entre las camionetas y SUV.

En Chevrolet, por ejemplo, solo este año han vendido 2.087 vehículos diésel y sus modelos estrella son las camionetas D-Max, la SUV Captiva y el Cruze, que es más deportivo.

Cuestan más que un modelo similar a gasolina pero el gasto al llenar el estanque es el que marca la diferencia. El diésel cuesta en promedio $200 menos por litro que la gasolina de 95 octanos y “estos autos rinden más kilómetros por litro que uno bencinero, porque la combustión del motor es a mayor temperatura”, explica el profesor de mecánica del DUOC, Manuel Balbontín, quien cree que los vehículos diésel están todavía rodeados de mitos como que emiten más ruido y que contaminan más.

“Los nuevos autos diésel que se venden en Chile deben responder a la norma Euro V y sus emisiones son equivalentes a las de un vehículo a gasolina”, explican en ANAC, derribando esta última creencia.

Sí es verdad que las mantenciones son un poco más caras que las de bencineros y que además de la revisión técnica una vez al año, deben revisarse los gases cada cuatro meses.

El gas llega a los particulares

Hace dos meses que Hyundai comercializa un auto a gas: el Hyundai Accent Eco Drive, que es importado a Chile y aquí Autogasco le pone el kit de conversión que lo deja funcionando con los dos sistemas: gasolina y gas.

El auto ya fue autorizado por el Ministerio de Transportes y se puede comprar cero kilómetros por $9,1 millones, $800 mil más que el Hyundai Accent común, diferencia que se explica por el valor del kit de conversión instalado.

En el mundo hay 30 millones de vehículos a gas pero a Chile ha costado que entren porque en nuestro país no se permite que los autos particulares se conviertan a este combustible cuando están usados, como sí se puede hacer en Perú, Argentina o Bolivia.

El decreto 55 del Ministerio de Transportes establece que se pueden transformar los taxis y vehículos comerciales como furgones y camionetas de hasta cinco años de antigüedad en Santiago, y siete en el resto del país.

A fines de 2012 había 21.400 taxis convertidos a gas natural (GNC) y gas licuado (GLP), y en 2013 se pronostica que se llegará a los 32 mil. “La mayor conveniencia está dada por el precio del combustible y su rendimiento. Al analizar el gasto por litro, el GLP rinde 30% más que la gasolina y el GNC un 40% más”, dice el gerente general de Autogasco, Manuel José Bennett.

Además, con gas los autos quedan exentos por ley de restricción vehicular porque contaminan 80% menos de material particulado y 30% menos de CO {-2} .

Los inconvenientes del gas se relacionan con la falta de estaciones de servicio que lo suministren en todas partes, pero no hay que olvidar que los autos a gas son duales, es decir, funcionan también con gasolina, y para pasar de un sistema al otro basta con apretar un botón que está en el panel del auto.

El riesgo de usar el gas como combustible es otro de los peros del sistema, el que fue avivado esta semana por la explosión del martes en la estación de servicio Hola de Viña del Mar. Abastible, empresa que hacía el procedimiento, explicó que el estallido ocurrió en medio de una maniobra de retiro de gas de prueba en una estación que no se encontraba en operaciones de venta a público.

Bennett dice que en Chile la conversión de los autos es segura. Por norma se hace en mecánicos autorizados por el Ministerio de Transportes, con un kit autorizado por la misma entidad y, solo después de aprobada la revisión técnica, el auto se puede cargar con gas. Ante choques, asegura que los cilindros son resistentes y solo se abollan.

Híbridos combinan electricidad y gasolina

Hasta hace pocos años los híbridos sonaban excéntricos, pero hoy los autos que combinan la gasolina con la electricidad son comunes. En el mundo solo Toyota ha vendido más de cinco millones y en Chile hoy circulan 1.140 autos con esta propulsión mixta, lo que representa un 0,03% del parque automotor.

Las marcas que los traen a Chile son Honda, Toyota, Lexus y Kia. Se abastecen con gasolina y al andar, disminuir la velocidad y frenar se recargan las baterías del motor eléctrico, por lo que rinden más en ciudad que en carretera, al revés de los autos tradicionales.

En 2005 Honda fue pionero al traer el Honda Civic Hibrid que combina un motor eléctrico que asiste al motor tradicional a gasolina. Desde esa fecha han vendido 650 autos que contaminan 13 veces menos que un catalítico.

“En comparación al Civic normal, el Civic híbrido mejora 50% el rendimiento para una misma persona o tipo de manejo”, cuenta el gerente de asuntos corporativos de Honda, Cristián Reitze, quien explica que el problema con estos autos es su alto costo. El modelo híbrido del Civic cuesta $4 millones más que el común. El boom de ventas de estos autos se dio entre 2008 y 2010 cuando el Gobierno dio un subsidio a quienes los compraron pagándoles la patente por cuatro años. “Sin ese subsidio las ventas de los híbridos se fueron a las pailas”, destaca Reitze.

“Esta es una tecnología que no es fácil de introducir. En los países donde ha dado buenos resultados en ventas es donde se ha comenzado con una subvención del Estado como en Japón, California en Estados Unidos y en Ecuador”, explica el gerente comercial de Toyota, Ignacio Funés.

Esta marca ha vendido más de 500 híbridos desde que en 2009 trajo el primero, el Prius, que es un sedán; luego en 2012 ingresaron el Prius C, que es compacto, y el Camry, más elegante. Su tecnología usa dos motores, uno eléctrico y otro a gasolina, que funcionan en paralelo y hacen rendir a estos autos el doble que un vehículo de características similares en potencia y motor, dice Funés.

Además del menor consumo de combustible, producen 70% menos de emisiones que un auto de iguales características.

En precio la diferencia es entre $2,5 millones y $3 millones más caro que un auto similar.

Los eléctricos se cargan en la casa

El primer auto cero emisiones lo puso en venta en 2011 Mitsubishi. Se trata del I Miev, y desde esa fecha se han vendido 11 unidades. En el país hoy funcionan 71 autos eléctricos en total, sumando los de dicha marca, los B&D, los importados e incluso convertidos por particulares de gasolina a electricidad. En total representan el 0,0018% del parque.

El I Miev es 100% eléctrico, se cargan con la energía de la casa en un enchufe normal de red domiciliaria. Con siete horas enchufado y un gasto de menos de $2 mil sus baterías, las que le permiten andar hasta 160 kilómetros, señala el gerente comercial de Mitsubishi, Ignacio Bengoechea.

Para darles a estos autos una mayor autonomía, Chilectra desarrolló las electrolineras, estaciones de carga rápida para vehículos eléctricos que hoy están instaladas en tres estaciones de servicio de Santiago y además en cuatro estacionamientos: Parque Arauco, Plaza Vespucio, en la Municipalidad de Vitacura y en las oficinas de Chilectra en Santa Rosa. Estas cuatro últimas son públicas y gratuitas. Pero de todas maneras la poca autonomía de este auto y su alto valor, $19,9 millones, casi cuatro veces más que el auto más vendido en Chile en 2012, podrían demorar sus ventas.

“Este es un auto pequeño para moverse en la ciudad que no contamina y no gasta”, dice el gerente de innovación de Chilectra, Jean Paul Zalaquett. Él va a trabajar en un auto eléctrico y anda 30 kilómetros al día y carga su auto en la noche gastando unos $400 diarios.

Pero hay esperanzas en que los precios de estos autos bajen. “Esto depende de la economía de escala. Los precios hoy son caros por los costos de desarrollo, que hay que cargarlo a pocos autos. Pero en la medida que se produzcan más, bajará el precio”, sentencia el economista y experto en transportes Ian Thompson.

Circulan más de 21 mil autos a gas, 1.140 híbridos y solo 71 eléctricos en Chile.

Empresas de gas alegan que las discriminan frente al diésel

Con los precios altos de la gasolina, el impuesto a los combustibles toma relevancia. Porque la gasolina paga un impuesto muy superior al de los otros combustibles y por eso para el fisco sería poco rentable la entrada masiva de autos que no la ocupan. La gasolina paga cuatro veces más impuestos que el gas licuado y que el diésel, y tres veces más que el gas natural.

“Nosotros alegamos discriminación porque el diésel paga menos impuestos, pero los autos particulares pueden usarlo. Pero no está permitido transformar los autos a gas”, señala Manuel José Bennett. Agrega que para cambiar esta situación se necesita modificar un decreto del Ministerio de Transporte, lo que depende del Ejecutivo.

Según sus estimaciones, no más del 10% del parque bencinero se cambiaría a gas, porque dada la inversión que esto implica, solo le conviene a quienes andan más de 75 kilómetros diarios, distancia que puede recorrer alguien que vive en San Bernardo y trabaja en el centro, por ejemplo. Y con esa tasa de reconversión, el fisco dejaría de recaudar unos US$ 300 millones, cifra que es menor que si se reconvirtiera esa misma cantidad de autos a diésel, lo que le significaría al fisco US$ 345 millones menos.

Noticias por Categoría

Archivo de Noticias

Simple Calendar

septiembre 2018

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
6
7
8
9
10
11
12
13
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30