Cruzada contra el trabajo infantil | RSE | Pacto Global Chile

Cruzada contra el trabajo infantil

logo red pacto global chile vertical 10-6-08El trabajo infantil es un tema preocupante que ha existido desde siempre, pero del que sólo se ha tomado el peso real durante las últimas décadas. La Oficina Internacional del Trabajo, OIT, ha sido una de las entidades que ha intentado promover el fin de este lamentable hábito; justamente ésta publicó un nuevo Informe Mundial sobre esta situación dentro del contexto de una nueva  conferencia de la Haya que fue organizada por su Programa Internacional para la Erradicación del Trabajo Infantil (IPEC) en conjunto con el Ministerio de Asuntos Sociales y del Empleo de los Países Bajos, Unicef y el Banco Mundial.

Según los últimos datos expuestos la situación del trabajo infantil a nivel mundial continúa disminuyendo moderadamente, la baja se ha notado especialmente en los niños que se dedican a labores peligrosas y también, en cuanto a género, un gran porcentaje de niñas ha abandonado el trabajo; así en 2004 eran más de 102 millones las menores trabajadoras, es decir un 13,5%; y para 2008 la cifra disminuyó a 87 millones y medio lo que se traduce en un 11,4%. En cuanto al trabajo de riesgo hace seis años eran sobre los 128 millones los infantes que lo ejecutaban, o sea el 8,2 %; y cuatro años después el número descendió a 115 millones lo que evidencia un 7,3% de los menores del planeta que arriesgan su vida en el sector laboral.

Si bien se han generado ciertas mejoras, también se han observado situaciones negativas. En América Latina y el Caribe, Asia y el Pacífico el trabajo infantil desciende, pero al contrario en el África Subsahariana se ha registrado un aumento en términos absolutos y específicos. En la región uno de cada cuatro menores trabaja. Al mencionar este caso surge la necesidad de enfocarse a buscar formas de ayuda a aquellos lugares que en la actualidad no son capaces de mejorar estas situaciones solos y requieren de la solidaridad de otras naciones u organismos internacionales.

Además es bastante preocupante saber que en el rango de edades comprendido entre los 15 y los 17 años la cantidad también se ha incrementado, pasó de 52 a 62 millones. Es importante mencionar además que el sector de la agricultura es en el que la mayor parte de los niños se dedican a trabajar con sus familias sin recibir remuneración. Este último dato da el pie para otro tema que es fundamental y ha sido uno de los acuerdos a los que se ha llegado durante los últimos años a nivel mundial  que es el de otorgarle la importancia necesaria a una educación para todos. Esto quiere decir que se debe garantizar una educación básica, es decir, primaria más dos o tres años

de secundaria, lo que se fundamenta en dos razones: procurar que los jóvenes logren incorporarse a la población activa con competencias básicas que les permitan tener una vida laboral digna; y para evitar la posibilidad de que al terminar sus estudios aún puedan ser propensos al trabajo infantil.

Según los resultados que se publicaron en el libro “Trabajo Infantil y Adolescente. Diagnóstico Nacional” respecto al tema recién mencionado, un 21,1% de los niños que realizan labores para el mercado chileno en condiciones riesgosas, no asisten a la escuela y uno de cada cuatro de los que van a algún establecimiento educacional no está en el grado que le corresponde. Además se agrega que el 33% de estos menores hace abandono de la escuela y el 47% de los que sí van, se atrasa más de un año debido a lo difícil que se les vuelve rendir en ambos aspectos satisfactoriamente.

En 1996 la OIT estableció su programa IPEC en Chile para otorgar cooperación técnica al país para prevenir y combatir el problema, tal como en otros países. Además, aquí existe el programa Proniño que es gestionado por medio de Movistar y Fundación Telefónica orientado a prevenir y erradicar estas prácticas. Esfuerzos como éstos son realmente importantes y se deben tener en cuenta, apoyar y reproducir a lo largo del mundo.

Es cierto que el trabajo infantil no es sólo un problema de educación, ni tampoco sólo de pobreza económica de los niños afectados y sus familias, sino también evidencia problemas a nivel político y de gestión nacional. Se ha pensado que la crisis económica y las diversas catástrofes que han aquejado al mundo pueden jugar en desmedro de la lucha contra esta situación, lo que claramente es natural, pero no es sólo y simplemente aquello, sino que además han suscitado una oportunidad para  redoblar esfuerzos y buscar soluciones innovadoras.

En definitiva es esencial ser participantes activos en la cruzada contra esta negativa situación y unirnos a  la carrera impulsada por la OIT para erradicar las peores formas de trabajo infantil para el año 2016, y así adquirir y generar procedimientos para terminar con su totalidad lo antes posible. No debemos permitirnos renunciar a esta responsabilidad y esperar que el otro cargue con ella. Ningún niño en el mundo merece trabajar para lograr subsistir, en vez de jugar, estudiar y soñar. Debemos confiar en la certera posibilidad de ser parte de un mundo libre de este mal. Hagamos uso de los medios existentes y seamos protagonistas de este cambio social.

Noticias por Categoría

Archivo de Noticias

Simple Calendar

diciembre 2018

Lun Mar Mie Jue Vie Sab Dom
1
2
3
4
5
6
7
8
9
10
11
12
14
15
16
17
18
19
20
21
22
23
24
25
26
27
28
29
30
31